Cometa McNaught (III)

El cometa McNaught o C/2006 P1 es el más brillante que hemos podido observar desde 1965. Se le llama un Gran Cometa (el “Gran Cometa de 2007”) porque ha alcanzado un brillo tal que el público general lo puede apreciar a simple vista, lo cual ocurre estadísticamente con un cometa cada década o par de décadas. En el pasado los Grandes Cometas han sido tomados como augurios de desastres, provocando numerosas pérdidas de vidas humanas no directamente relacionadas con el cometa sino con reacciones sociales ante su aparición. Esto ocurrió durante el paso del cometa Halley en 1910 o, más reciente y sorprendentemente, con el suicidio masivo de la secta Heaven’s Gate para el paso del Hale Bopp (1997). Afortunadamente, para la mayor parte de la población hace tiempo los cometas son un glorioso espectáculo astronómico que vale la pena disfrutar cuando se da la ocasional posibilidad de avistar uno. McNaught se halla dentro de los que más satisfacciones reserva a quien se de el tiempo para observarlo.